La comisión europea prorroga la adaptación