Privacidad: con Periscope, la culpa ya no es del cha,