Somos digitales. Nos lo creamos o no, prácticamente todo lo que hacemos, lo hacemos conectados o sin desconectarnos a internet. Compramos viajes, ropa, billetes de tren, vemos películas, hablamos por whatsapp, interactuamos en redes sociales…

Seguridad en móviles Susana Gonzalez Ciberseguridad Compliance Seguridad de la Información Blanqueo de Capitales Abogado ZaragozaTodo lo hacemos en el ciberespacio. Todos somos datos en el ciberespacio. Un entorno sin fronteras físicas y sin normativa única en el que, actualmente, nos encontramos 2.4 billones de usuarios conectados por minuto; mientras 18 adultos son víctimas del cibercrimen por segundo, produciéndose 200 nuevos ataques por segundo.

No sabemos quien tiene acceso a nuestros datos, dónde queda registrada nuestra actividad, ni quien está al otro lado. Puede haber alguien en el ciberespacio esperando un simple descuido para acabar con nuestra reputación, robarnos la identidad o nuestras cuentas de usuario, afectar a nuestra carrera o acceder nuestra cuenta bancaria.

Actualmente somos conscientes de la importancia de asegurar la información de nuestros ordenadores; sin embargo, a menudo olvidamos la seguridad de nuestros dispositivos móviles, auténticos ordenadores de bolsillo, en los que tenemos una ingente cantidad de información, propia y de nuestros trabajos, que no protegemos.

Los móviles se han convertido en el centro de nuestras vidas. Les dedicamos una buena parte de nuestra jornada diaria; en ellos tenemos almacenada toda nuestra vida en forma de fotos, mensajes, conversaciones, recordatorios, correos y documentos de trabajo…; incluso ha comenzado a ser motivo de enfermedades y dependencias graves.

No debemos olvidar que un móvil es hoy en día un ordenador (en la mayoría de los casos más potente que nuestros portátiles) y que está conectado a internet las 24 horas del día. Eso, en sí mismo ya es un riesgo importante. Si le añadimos que en nuestro móvil tenemos almacenada una gran cantidad de información personal de todo tipo (fotos, direcciones, acceso a banca online, archivos, videos, contactos…) el riesgo de que pueda producirse un acceso no autorizado al mismo debería preocuparnos.

La seguridad total no existe, eso es evidente, pero siempre podemos seguir una serie de pautas que nos ayuden a minimizar esos riesgos y, por tanto, a aumentar nuestra seguridad.

Seguridad y comodidad son conceptos contrapuestos y, no cabe duda de que los móviles son muy cómodos: nos logueamos en nuestras redes sociales y el móvil guarda las credenciales para que no tengamos que volver a introducirlas; lo mismo con cuentas de correo electrónico; accedemos a banca online y en la mayoría de los casos con solo abrir la app de nuestro banco ya accedemos a nuestra información bancaria… Todo está a un solo clic de distancia y cualquiera que tenga acceso a nuestro dispositivo (física o remotamente) puede beneficiarse de ello.

 Algunas recomendaciones para mejorar nuestra seguridad con los móviles

  • Configurar el código de desbloqueo del móvil y las contraseñas de acceso a aplicaciones como el correo o whatsapp para evitar intrusiones por parte de terceros.
  • Mantener actualizado el sistema operativo siempre. Las actualizaciones suelen incluir parches de seguridad que si no los aplicamos estaremos dejando desprotegido nuestro dispositivo.
  • Instalar y mantener actualizado un antivirus en todos nuestros dispositivos. Solemos olvidar instalar antivirus en los móviles y es fundamental. No vienen por defecto.
  • Descargar aplicaciones solo de los markets oficiales evitando la descarga desde páginas web.
  • Comprobar y configurar los permisos de acceso a nuestra información que damos a las aplicaciones.
  • Procurar navegar solo por páginas seguras (las identificamos porque en la URL aparece https en lugar de http o porque aparece un candado verde en la barra del buscador).
  • No compartir información personal indiscriminadamente.
  • Mantener separadas las cuentas de correo personales y de trabajo para evitar enviar por error información personal a una cuenta de trabajo o a la inversa.
  • Evitar conectarse a redes WiFi gratuitas y, si lo hacemos, no realizar desde el móvil transacciones económicas (compra online, pagos con tarjetas, acceso a la banca online) o no conectarnos al correo electrónico mientras estamos conectados a dicha red.
  • Utilizar la geolocalización (el GPS) únicamente cuando sea estrictamente necesario. Lo mismo la conexión WiFi y el Bluetooth. El resto del tiempo, siempre apagados (además, ahorraremos batería).
  • Realizar copias de seguridad de la información que tenemos en el móvil para evitar perder la información y disponer de una versión de respaldo en caso de perder el dispositivo.
  • Evitar hacer click en enlaces que nos lleguen por sms, whataspp o correo electrónico, al menos mientras no nos resulten de absoluta confianza.

Todas estas medidas aplican también en iPhone. Existe una confusa creencia de que los iPhone son más seguros desde su diseño porque limitan bastante determinadas operaciones. Por ejemplo, no puedes descargarte música desde un enlace sino que tienes que incorporarla a tu biblioteca de iTunes, y eso limita el acceso a enlaces que puedan ser maliciosos, aunque más bien esté basado en trabajar siempre en herramientas de la propia marca.

Pero eso no obsta a que los iPhone necesiten también un antivirus y extremar las precauciones que hemos citado antes.

El pasado 3 de Septiembre El Periódico de Aragón publicó una entrevista sobre este tema en la que trato de aportar mi granito de arena a la hora de concienciar en hacer un uso seguro y responsable de los móviles. Puedes leerla en la web del Periódico de Aragón.