Loading...
  • Susana Gonzalez Derecho Digital y Tecnológico

    Susana Gonzalez

La clave de un networking eficaz y coherente.

La clave de un networking eficaz y coherente.

Una conclusión anticipada: Un buen networking es aquel que consigue plasmar la coherencia entre nuestra vida presencial y nuestra vida virtual.

Que cuando te conozcan te digan que parece que te conocieran de toda la vida @SusanaCyZ.

A finales de agosto me pidieron mi opinión sobre este tema para incorporarla a un artículo de Lawyerpress sobre la “Vuelta al trabajo: Actualiza tu red de contactos profesionales“.

Networking eficaz

Coherencia en networking

Por resumir, solemos definir “Networking” como la acción de construir una buena red de contactos, así como por “hacer Networking” como acudir a actividades y eventos con el fin de incrementar su red de contactos profesionales y buscar oportunidades de negocio.

Desde mi personal punto de vista, la esencia del Networking suele tener un punto bastante interesado: construir relaciones con personas de tu entorno profesional con quienes buscar colaborar o hacer negocios contigo. Quien sólo se relaciona con esta intención – por más que se disimule – debería ser consciente que se nota a leguas el interés y, a la postre, produce bastante rechazo. Las personas interesadas no suelen ser recíprocas.

Para mi Networking es conocer y desvirtualizar personas que, de alguna forma, ya conoces en la red. Obviamente, si en esos momentos de networking la relación fluye de forma positiva, de alguna manera se crea un vínculo de mayor información y de generación de confianza que sí puede llevar a que tus contactos te recomienden a otras personas. Pero no empezaría nunca la casa por el tejado.

Ese vínculo de confianza sólo aparece por coherencia entre lo que has estado plasmando en tu relación virtual con lo que consigues transmitir en la desvirtualización en la vida real @SusanaCyZ.

¿Podemos hablar de estrategia cuando hablamos de networking?.

Me veréis habitualmente compartiendo con el hashtag #acciON. Se trata de una actitud ante la vida (off line) que pretende ser coherente con mi identidad digital (on line), basada en que todo lo que hagamos por reacción tiende a hacernos dependientes, frente a todo lo que impulsemos, con o sin esfuerzo, pero con hechos por encima de las palabras e incluso a veces sin necesitar palabras.

Para mi el networking es poner en acción las relaciones establecidas en la red. Es un placer, no me supone un esfuerzo.

Defiendo que las estrategias de marketing y planes de comunicación siguen unas pautas más o menos estables, que se han de adaptar a medida de cada marca personal o corporativa; sin necesidad de que haya una concreta estrategia para los abogados por ser esencialmente “diferentes” (de hecho, una parte de mi afrenta es intentar que se nos quiten esas etiquetas erráticas y diferentes del resto de los operadores no jurídicos), ni de una concreta para el networking.

Todo plan en marketing, y el networking forma parte de ello, debe ser dinámico, innovador o diferenciador y versátil, tendente a irse adaptando y a introducir siempre mejoras; incorporando como base determinados valores (cada cual los suyos); teniendo definidos unos objetivos a corto-medio plazo que ir adaptando en base a las mediciones que nos aporten los posibles resultados de cara a mejorar la propia estrategia inicialmente establecida.

Dicho lo anterior, no puedo negar que una buena red de contactos es una enorme ventaja competitiva.

Dependiendo del tipo de evento al que acudamos podremos identificar una tipología de partners u otra. En mi caso, no tiendo a cerrar puerta alguna a conocer gente por mi rama de actividad o especialidad, ni sólo me enfoco en conocer directivos de empresas que luego puedan ser mis clientes, porque no lo focalizo como herramienta de venta. De ser así no haría networking con compañeros de profesión y, sin embargo, es una de las facetas que más disfruto.

Identifico personas de la forma más humana e intuitiva: Por presuntas afinidades. Y quizás sea un error, porque a veces no puedo negar que hay gente que me cae mal gratis, y otras veces porque busco de ellas lo mismo que procuro aportar: Coherencia entre lo que me han podido transmitir en la red con lo que encuentre en ellas en la desvirtualización y posterior contacto.

Para mi el networking no es un negocio, es una oportunidad de establecer relaciones sólidas, profesionales y personales. Personalmente las afinidades o habilidades en las personas capaces de un buen networking son:

Networking eficaz y coherente

Objetivos del networking

La interacción, la humildad, una dosis de “sin vergüenza” para conversar de forma distentida, una actitud positiva, proactiva y sonriente y las sensaciones transmitidas y recibidas pueden darte esa clave del networking más eficaz.

Os voy a poner dos ejemplos y si queréis elegís. Saludas por primera vez en la vida real a alguien con quien interactúas en redes sociales y:

a) se muestra alegre de conocerte “por fin”, percibes conexión y dialogas un buen rato animadamente, y continúas la relación (surgiendo o no oportunidades de negocio) o,

b) Te mira casi de reojo, mantiene una distancia hermética, te suelta su speach sobre sí mismo, sus millonarios contactos y sus intereses de crecimiento, te endosa su tarjeta de visita y al día siguiente o te ignora o te cose a mensajes directos para que le sigas en el resto de sus redes, te suscribas a su blog, o le hagas RT a todo lo que publica, sin ningún tipo de reciprocidad.

Yo lo tengo muy claro.

Para muchos el networking sólo es una herramienta más que utilizan, con cierto esfuerzo, para incrementar su red de contactos profesionales y buscar oportunidades de negocio. Y se les nota tanto esos intereses, su insistente venta personal destacando sólo sus habilidades, que muchas veces consiguen el resultado contrario.

Personalmente, el mejor networking es aquel que se crea en los grupos de intereses en los que existe afinidad y ganas por continuar la relación. Exactamente, es a medio plazo cuando puede surgir alguna oportunidad de negocio.

Es a medio plazo de haber mantenido una sólida relación cuando pasas de contacto a conocido a contacto en el que se puede depositar confianza, cuando pasas de la palabra a la acción, y cuando generalmente has dado antes de recibir.

¿Cómo desvirtualizar a nuestros contactos en el mundo real con cierta eficacia?

Comunicar con eficacia e interactuar en las redes sociales nos hace más cercanos, y es en la desvirtualización donde se comprueba si esa cercanía es o no real.

Yo disfruto enormemente de las personas, de todo lo que nos podemos aportar colaborando y compartiendo, no creo en insanas competencias, y sí creo en lo mucho que aprendo cada vez que converso con personas muy competentes.

Sin embargo, siempre nos llevamos sorpresas. En no pocos casos me encuentro con personas que tienen una actitud off line diversa a lo que plasman en su vida virtual. A mi me supone una decepción y me transmite bastante inseguridad, algo así como si detrás de la pantalla de sus dispositivos tuvieran gallardía para lo que en la vida real no transmiten al menos, o a  la inversa. Se trata de una opción personal en el diseño de la marca personal de cada cual. Mi recomendación es siempre trabajar esa coherencia: Buscar que lo que transmitamos on line se parezca lo máximo posible a lo que somos en la vida real.

Personalmente procuro asistir a los eventos que más me aportan en materia de formación en mi especialidad, colaboro como conferenciante en otros, y procuro apuntarme a desayunar o tomar una caña siempre que es posible desvirtualizar a algún contacto de las redes sociales, sea o no de mis sector de actividad, sea o no de mi objetivo potencial sector de clientes. Percibo que es en la desvirtualización cuando consolidamos la imagen que pretendemos dar en las redes con la imagen de lo que realmente somos. Para mi, si cuando me conocen me dicen que parece que me conocieran de toda la vida, el objetivo principal está cumplido, porque no siempre conseguimos comunicar bien lo que pretendemos transmitir.

A partir de ahí, en la desvirtualización de los contactos en la red, surgen auténticas amistades, colaboraciones y contactos de trabajo realmente generadores de negocio, aunque ninguna de las tres cosas sean el objetivo principal.

Mi objetivo principal es la coherencia entre mi identidad real y mi identidad digital.

¿Cuál es el tuyo?

By | 2017-06-05T12:17:12+00:00 septiembre 16th, 2015|Blog, Comunicación, Conciencia digital, Estrategia Digital, Eventos, Internet|0 Comments

About the Author:

Abogado especialista en Derecho Digital y Tecnológico, seguridad de la información, Auditora jefe ISO 27000, protección de datos y Ciberseguridad, innovación, estrategia digital, marketing y comunicación #AlwaysON©

Leave A Comment